Buenas prácticas con blogs

Buenas prácticas con blogs

Este documento se va a centrar en los aspectos personales y sociales más importantes para garantizar la continuidad de un blog en el tiempo y para optimizar su impacto en la blogosfera y en el público en general. El conjunto de buenas prácticas pretende que el colectivo o asociación utilice con eficiencia y con el mínimo desgaste posible este consolidado medio de expresión en Internet para transmitir al público las cuestiones que más le importa no le interesan al colectivo.


Sólo por si acaso, ¿Qué es un blog?

Un blog es un medio de comunicación online con las siguientes características:
  • Es periódico: cada cierto tiempo se escribe y publica una nueva publicación o post.
  • Es humano y personal: la característica más valorada de un blog es su autenticidad, el valor añadido que aporta un autor a un tema dado mediante su reflexión, su punto de vista y su invitación al diálogo.
  • Su disposición es lineal y vertical: en una página web se colocan verticalmente las sucesivas publicaciones o posts, siendo siempre la más reciente la que está más arriba.
  • Debe estar abierto a comentarios: dispone de un espacio específico en el que sus lectores pueden comentar sobre cada post, hacer preguntas, criticar, etc.
  • Se integrará tarde o temprano en su "blogosfera" temática: al ser un medio online muy maduro y asentado, existen multitud de blogs sobre cualquier tema imaginable. Conforme un blog gana popularidad, otros blogs más veteranos empiezan a hacer referencias algunos de sus comentarios y se establecen "conversaciones" entre blogs y sus autores.
  • Contribuye a generar opinión: la madurez de los blogs les hace ser un elemento importante al ahora de distribuir información y conformar opiniones. Un blog situado acerca de un tema es algo a tener en cuenta. 

Empezar un blog es facilísimo

Cuando empezaron a crease blogs o, mejor dicho, cuando empezaron a denominarse como tales y adquirir visibilidad como medio independiente de expresión en Internet, no era sencillo ni trivial montarlos. Si bien no exigían una infraestructura exageradamente compleja, lo cierto es que requerían unos mínimos: tener acceso a un servidor web, poder subir contenidos a él, editar los contenidos en HTML, tanto de forma directa como por medio de algún programa de edición web.

El resultado de esto es que los blogs fueron minoritarios dado que los medios no estaban al alcance de todo el mundo. Eran los tiempos en los que la mayoría de los usuarios de Internet estaban online de manera casi absolutamente pasiva.

Todo cambió cuando se lanzaron distintos servicios o aplicaciones gratuitas y/o de software libre para facilitar al máximo la creación de blogs. Ejemplos de servicios de creación y albergue o hosting de blogs serían: blogger.com (que luego compraría Google), wordpress.org, Blogia, Blogalia, etc. El ejemplo de aplicación gratuita y de software libre más conocida para el mantenimiento de un blog es sin duda Wordpress.

Desde hace ya bastantes años, montar un blog es una operación trivial, al alcance de cualquiera con conocimientos realmente básicos de Internet. Si se utiliza un servicio, basta con abrir una cuenta en él (o utilizar una cuenta de un conjunto de servicios mayor, como es el caso de Google Account), y dar una serie de pasos muy sencillos como poner el nombre al blog, definir su estética dentro de un conjunto de plantillas predefinidas, definir algunas preferencias básicas de usuario (se permite o no los comentarios, por ejemplo). En menos de un minuto se puede tener un blog y empezar a escribir en él.

Si se dispone de un servidor web, es prácticamente igual de simple: basta con subir el archivo instalador del programa que elijamos (p.e. WordPress), ejecutar el pequeño programa de instalación, seguir sus sencillos pasos y ya podemos empezar a trabajar.

Quizás no sea tan fácil

La parte técnica sí, desde luego, pero no es la única parte que cuenta a la hora de definir un blog. La más importante, de hecho, es su concepto: el conjunto de decisiones iniciales a partir de las cuales vais a construirlo.

Partimos de la base de que tenéis un motivo razonablemente claro para crear y mantener un blog. Ante todo, lo más probable es que queráis comunicar y conectar con el público. Esta es la función para la que el blog evolucionó en un principio y la que sigue siendo más importante con diferencia. Vuestro colectivo o asociación tiene interés en comunicar al mundo algo: vuestras necesidades, vuestras reivindicaciones, vuestros problemas, vuestra forma de ver el mundo. Tal vez seáis o atendáis a un colectivo que sufre algún tipo de exclusión social, y vuestro objetivo primario sea luchar contra el estigma y la invisibilidad. Tal vez vuestro colectivo esté pasando por algún tipo de circunstancia negativa pero desconocida, los medios de comunicación de masas tradicionales no os prestan la más mínima atención por el motivo que sea y queréis que el público conozca esa circunstancia. Es posible que vuestra necesidad sea más prosaica y que lo que queráis sea darnos a conocer, enseñar como trabajáis y ganar una visibilidad que permita que más personas se acerquen y participen de vuestras actividades e incluso se unan a vuestro grupo o asociación.

Lo más importante en todo momento es recordar que el blog es un medio para un fin, nunca un fin en sí mismo, y que sólo tiene sentido si acaba llegando su mensaje al público, a sus lectores, a los que tiene que encontrar. Para lograr ambos objetivos esenciales, es necesario que toméis una pequeña serie de decisiones para dar la primera orientación al blog. Estas decisiones no van a estar escritas sobre piedra, porque si es vuestra primera experiencia de escribir un blog tendréis que ir aprendiendo sobre la marcha, tendréis que conoceros a vosotros mismos como autores y descubrir qué es lo que nos hace sentir más cómodos y satisfechos y qué es lo que recibe mejor acogida por parte del público (no siempre es lo mismo).

Una primera serie de preguntas básicas podría ser algo así:

  • ¿A quién me quiero dirigir? ¿Al público general? ¿A personas de nuestro nicho, sector o perfil? ¿A personas potencialmente interesadas en colaborar con nosotros? Por supuesto, no se trata de categorías excluyentes entre sí, pero dependiendo de a quién prioricéis tendréis que afinar el tono (divulgativo, especialista), y otra serie de factores.
  • ¿Cuáles son los temas más importantes? Por más que coincidan esencialmente con los temas centrales para vuestro colectivo, tenéis que adaptarlos en función del impacto que queráis obtener. Será uno de los muchos momentos en los que tendréis que hacer el esfuerzo de poneros en lugar del lector y pensar que es lo más sorprendente por lo más necesario que el lector reciba a partir de vuestros post individuales. Una buena posibilidad es generar mediante una lluvia de ideas un conjunto de temas que necesitáis o que nos gustaría tocar y priorizar.
  • ¿Qué tono le quiero dar? Esto conecta con la primera pregunta, en tanto que es muy importante elegir un tono concreto. En principio, lo suyo es que el blog deje ver a las personas, que busque la cercanía, que se pueda percibir con facilidad a la persona que hay detrás de los textos y las preocupaciones u objetivos que tiene. Esto se deriva de que una de las funciones esenciales de un blog es ser una cara humana, contrapuesta esencialmente a la formalidad y hasta rigidez que se espera de una web corporativa. Partiendo de esta consideración, es muy bueno reflexionar sobre el grado de cercanía que se le quiere dar, si se quiere de emplazar continuamente al lector o no, si el humor va a ser un recurso fundamental o sólo esporádico, si se va a dar más peso a la opinión o a la publicitación de hechos lo más objetivos posibles, etc. La regla de oro aquí sería hacer el mayor esfuerzo posible para ponernos en el lugar del lector y pensar que es lo que mayor impacto le podría causar.
  • ¿Qué profundidad y extensión buscamos? Vamos a tratar esta cuestión en breve, pero es importante señalar que el blog va a tener efectos muy diferentes si se publica de forma muy rápida, con contenidos breves, o si se publica de forma más esporádica y con contenidos más largos elaborados. Hay que tener en cuenta que distintos tipos de lector suelen priorizar de manera decisiva uno u otro tipo de contenidos.

Lo difícil es mantenerlo

Si habéis tomado la decisión de empezar con un blog con un mínimo de claridad de ánimo, lo más probable es que empecéis con fuerza. Si no tenéis experiencia previa con blogs, los primeros momentos son muy excitantes, porque es muy motivador ver cómo nuestras intenciones, cómo nuestro esfuerzo de comunicación se traduce tan fácilmente a un espacio de Internet.

Pasado cierto tiempo, un mes, dos meses, cuatro meses, será inevitable que se extinga la novedad. Salvando las distancias, es algo parecido al amor: las sensaciones de descubrimiento y maravilla duran un cierto tiempo y luego la relación, si continúa, pasa a una nueva etapa de consolidación.

Las distancias con el amor son muchos, más allá de esta coincidencia de etapas: aquí de lo que se trata es de comunicar, de escribir. Una relación no puede merecer la pena si después de tan poco tiempo se agotan los temas de conversación, y sin embargo es muy normal la sensación de agotamiento de los temas de un blog después de esta primera etapa emocionante.

Este y no otro es el verdadero quid, la piedra de toque que separa a esa pequeña minoría de blog supervivientes de la inmensa mayoría de blogs que se empiezan y se congelan, duermen o mueren al cabo de muy pocas semanas o en un par de meses.

En tanto que vuestro blog se va a poner al servicio de los intereses del colectivo, pero no va ser una tarea esencial para el mismo en ningún caso, el mayor peligro que se corre es, como veremos en breve, la degeneración en carga. Posiblemente éste es el mayor peligro que corre un blog de asociación o colectivo, y la solución siempre debe comenzar por recordar cuáles son los objetivos que nos han hecho tomar la decisión y responsabilidad de crear y mantener un blog.

Muchos pocos

Esta es una de las piedras de toque para que un colectivo utilice de forma eficiente los medios de colaboración online y logre resultados de empoderamiento digital satisfactorios. Dividir el trabajo entre un cierto número de asociados no sólo disminuye la carga individual sino que logra el interesante efecto de que al menos una parte del grupo siente el resultado como propio y se identifica con él.

Por lo tanto, en principio lo más positivo sería que el blog fuera el resultado de un conjunto de voces. La pluralidad y los distintos estilos de escritura animarían al lector a pensar en el colectivo como un grupo participativo, un grupo en el que las opiniones y las visiones de sus miembros cuentan.

Sin embargo, no es un asunto muy sencillo y tiene su cierto número de dificultades:

  • Es inevitable que los miembros del colectivo tengáis discrepancias respecto a los temas esenciales para vuestro grupo. Por una parte, la discrepancia nunca debe transformarse en enfrentamiento directo dentro del blog, porque arruinaría por completo el proyecto. Por otra, lo mejor que se puede hacer es centrarse en los objetivos definidos para poner en marcha el blog: teniendo en cuenta tanto los temas como la orientación, debería dejarse cierto margen para la pluralidad y, al mismo tiempo, debatir aquellos contenidos que pudieran generar discrepancia antes de publicar. De hecho, si se dispone de tiempo lo mejor sería que al menos una parte de los implicados en el blog validara cada post. Sin enfrentamientos por medio, debería ser un proceso que no llevara más que un par de minutos.
  • Por más que, como veremos, el calendario sea nuestro amigo para programar las publicaciones, la dificultad de la coordinación crece conforme aumenta el número de autores. Esto no tiene una solución sencilla, y de hecho la operatividad aconseja limitar el número de autores principales a un número que se estime controlable y reducido, probablemente no más de cinco o seis. Esto no quita para que quien lo desee de la asociación no tenga voz en el blog, porque si el blog es de la asociación lo suyo es que dé cabida a toda las voces que sea necesario. En la práctica, este dilema no suele ser tal, en tanto que el trabajo que exige un blog es lo suficientemente importante como para que a la larga sólo se implique un número reducido de personas y la mayoría, si acaso, contribuye de forma esporádica.

El blog es escribir

Esta aparente obviedad encierra mucho más de lo que parece. Evidentemente, cada post es un texto individual que tenemos que generar y que busca provocar cierto impacto e interés en el lector para que vuelva. Ahora, es un tipo muy particular de escritura:

  • Es contar algo interesante. Cualquier persona cuando está en Internet está expuesta a un número aparentemente infinito de estímulos, de invitaciones a leer o a emplear el tiempo. Por lo tanto, tanto lo que dices como cómo lo cuentas tiene que resultar interesante para el lector. Ten en cuenta asimismo que los temas que te interesan es seguro que le interesarán a alguien más, pero no es tan sencillo que le interesen y motiven realmente a capas significativas de la población. La ventaja decisiva en este sentido es que el blog es mucho más preciso que cualquier medio de comunicación de masas: de lo que se trata es de que contacte con el público potencialmente interesable por sus temas. De lo que hablamos aquí es de micropúblicos. Conseguir un número de lectores estable de unos cuantos cientos, incluso pocos miles de lectores, va a ser todo un éxito que rinda beneficios a vuestro esfuerzo en tanto que son personas realmente vinculadas con vuestros objetivos. Y desde luego, no se puede descartar que generéis la fórmula feliz que permita que vuestro blog llegue a un número muy superior de personas y las enganche.
  • Es redactar de forma amena, sugerente y provocativa: se trata de un tipo de escritura muy diferente a casi todos los tipos de escritura profesional. De lo que se trata es de atraer y sobre todo de mantener la atención, de motivar al lector a que siga leyendo hasta el final y no se vaya otra parte. Probablemente esto exija inicialmente un esfuerzo considerable, pero es un objetivo perfectamente asumible, facilitado además por vuestro dominio previo de vuestros temas: con tal de que hagáis en cada post el esfuerzo de poneros en el lugar de vuestro lector, de partida tendréis una idea razonablemente clara de cuáles de vuestros temas tocan la fibra sensible, provoca la complicidad o invitan a profundizar.
  • Es invitar al diálogo, como veremos: si vuestra escritura es un monólogo vuestro blog nunca va a ser completo. Además, esto limitará de partida y de forma decisiva el potencial de lectores que tengáis, porque si acuden a leeros es sólo para recabar información interesante o una perspectiva que complemente a otras. La verdadera motivación para los lectores es acabar formando parte, poder aportar, preguntar y debatir.

Algunas pautas básicas de escritura

Esta sección está dedicada sobre todo a aquellos que no tienen la costumbre diaria de escribir. No obstante, su lectura puede resultar sugerente para aquellos que sí la tengan, pero que no estén habituados al “género blog”.

  • Ante todo, a vuestra manera.
  • El blog es vuestro.
  • Tiene que ser personal. El lector fidelizado tiene que conectar con vosotros de la forma más cercana que os podáis permitir. Para esto no hay sustituto, porque de alguna manera todos tenemos un detector más o menos bueno de autenticidad y sinceridad y podemos deducir cuándo alguien está poniendo las tripas en lo que escribe. Si un lector dedica parte de su tiempo en Internet a leer lo que escribís es porque, en primer lugar, es importante para vosotros, lo veis y lo sentís así, y queréis compartirlo con otros.
  • Es posible que tengas que adaptar tu estilo de escritura a este medio. Es relativamente inhabitual que a diario nuestra profesión nos lleve a escribir de forma tan personal e implicada como demanda un blog. De la misma manera, también es posible que no tengamos la necesidad de construir textos claros y bien estructurados para facilitar al máximo el trabajo al lector. Si es el caso, constituye en sí un magnífico ejercicio y a no poco tardar siempre acaba resultando muy enriquecedor.
  • Exige un esfuerzo de síntesis. Recordad que el tiempo de los lectores es necesariamente limitado. La brevedad es un valor que cotiza muy bien en los blogs. Si tenéis mucho que contar, es mejor dividir un post inicial largo en una serie de post continuados más breves. La síntesis no es sólo cuestión de la brevedad de las palabras, sino también en la claridad del texto que construyáis: su estructura, el flujo de las ideas, tiene que ser lo más evidente y recto posible.
  • El estilo tiene que ser razonablemente ligero y ameno. Aquí no se trata de demostrar todo lo que sabéis y no tenéis que pagar, por fortuna, tributo académico o formal de ningún tipo. Lo importante, lo único importante en este sentido es llegar al lector de la forma más directa posible, y para esto no hay sustituto para el texto ligero y ameno, para el texto que se pueda comer de un bocado y que no provoque ningún tipo de paradas para tratar de entender lo que se le está diciendo. Por ejemplo, el uso de la cita debe ser moderado y sólo si tiene realmente sentido.
  • Los ingleses tienen razón. Así, como suena. No es casualidad que el blog como tal haya nacido en Estados Unidos, porque encaja mejor con el estilo de escritura inglesa que con los más elaborados estilos de escritura continentales. Para este estilo, el texto es un medio al servicio de la transmisión de la idea. Por lo tanto, deben primar en la medida de lo posible los párrafos cortos. Cada párrafo debe incluir una idea principal y no más. Debéis huir de las oraciones subordinadas como de la peste, porque son una de las más eficaces fuentes de retrasos y dudas a la hora de leer un texto. Recordad, por más que os lo trabajéis, por más que cuidéis la forma, ésta siempre debe supeditarse a la claridad.
  • El texto tiene que entrar por los ojos. Tiene que costar lo menos posible leerlo. Cada segundo de lectura es valioso para vuestro lector. En este sentido, es útil pensar en un diálogo escrito antes que en un análisis profundo, porque de hecho el blog, como los primeros submarinos, sólo puede sumergirse a una profundidad moderada (al menos en lo que se refiere al texto en sí, otra cosa es la importancia de las ideas que se relaten).
  • Emplea la negrita o la cursiva con moderación, pero empléalas. Resalta lo que es realmente importante, o haz un guiño cursivo cuando realmente merezca la pena.
  • Sobre todo, ¡ponte en el lugar del lector! Fácil o ameno nunca puede significar banal. Tiene que haber un motivo para seguir leyendo. Hazle dudar. Provócalo. Que nunca sea demasiado fácil, empújale a que te responda.

Lo mejor es enemigo de lo bueno

Este refrán parece que se inventó para los blogs. Si eres perfeccionista y cuidadoso con tu trabajo, si te ocupas mucho de los detalles, cada post te llevará bastante tiempo.

Esto acabará suponiendo un sacrificio personal. Si empleasen cada post una hora o así, y quieres publicar tres o cuatro veces por semana, sólo tienes que echar cuentas de lo que esto supondría para tu vida privada: ¿Durante cuánto tiempo te crees capaz de mantenerlo? Si crees que cuatro horas a la semana no es demasiado, piénsatelo dos veces, piensa que esto se suma a tu abanico de actividades para la asociación, que esto es tiempo personal dedicado a la asociación y que no forma parte del núcleo principal de las actividades de la misma: no es una asociación dedicada a mantener un blog, ¿verdad?

Es mejor ser sintético y dedicar una cantidad limitada de tiempo. Con esto no sólo estas reduciendo lo que te supone para tu tiempo personal, sino que si mantienes limitado la longitud de los textos se lo dejas más fácil al lector. En cualquier caso, lo más importante es publicar periódicamente, y que eso sea compatible con tu vida diaria, o con la de todos los que os impliquéis de forma permanente con el blog.

Claro está, si lográis que se cumpla el principio de muchos pocos y os dividís el trabajo con eficacia, este problema disminuirá en cierta medida. Pero la síntesis es un valor positivo por sí mismo y debéis buscarla en cualquier caso. Eso sí, se trata de un equilibrio que no es tan fácil de obtener, porque por otro lado no es nada sencillo que los textos realmente cortos tengan algo realmente importante y motivador que aportar. Como quiera que los textos largos son incómodos de leer en pantalla, será la experiencia la que finalmente os acabe dictando con qué longitud de texto os sentís más cómodos y responde mejor el lector.

La imagen es tu amiga

La imagen no vale más que 1000 palabras, porque un blog está construido con palabra y depende de ellas. Pero sí que resulta un estupendo complemento de vuestros textos, porque va a contextualizar lo que contáis y ayuda al lector a conectarlo con lo real. Incluso si no se trata de una imagen directa, por ejemplo de una foto de una de vuestras sesiones, usar imágenes evocadoras o simbólicas, importantes para los conceptos que estáis tratando, hace más amable la lectura y mejora la disposición del lector. Posiblemente la mejor forma de verlo sea como complemento eficaz y versátil para el texto de los posts.

El vídeo es muy socorrido

Un vídeo hace muy fácil un post. Sólo tienes que escribir una pequeña introducción a lo que van a ver los lectores, insertar el código correspondiente para que se pueda reproducir dentro de tu blog y, si es necesario, acabar con un breve comentario final.

Es tan fácil que hasta resulta peligroso. No conviene abusar de él, porque corres el riesgo de acostumbrar a tus lectores a que tu texto no es tan importante. Nunca subestimes el poder de la imagen en movimiento, porque no es sencillo ni inmediato que tus textos puedan competir con ella de cara a la atención de los lectores.

Por lo tanto, pese a que sea un magnífico recurso, debe emplearse con mesura, sólo en una parte reducida de los post que vayas produciendo. No permitas que compita con las ideas y mensajes que quieres trasmitir escribiendo.

Por otra parte, la cosa cambia bastante cuando has sido tú quien ha grabado el video y lo ha colgado en youtube. En ese caso, habéis sido vosotros los que habéis registrado lo que estaba pasando en un evento determinado, y resulta mejor todavía si has podido insertar tus propios comentarios en el vídeo. Estaríamos ante un mensaje completamente personal, lo cual estaría en plena línea con la forma de comunicar de un blog. Sería tan tuyo como lo pueda ser el texto.

Escribes para los lectores

Por más que el blog sirva a tus objetivos, tienes que dirigirlo a tus lectores. Un blog tiene sentido si y sólo si tiene lectores, y los lectores van a volver si realmente les interesa. Nunca se insiste demasiado sobre este particular, pero al mismo tiempo es menos obvio de lo que parece, porque tu blog va a tener que competir con millones y millones de otros estímulos online para cada lector. Entre los motivos por los que un lector puede acabar siendo fiel a tu blog podríamos destacar:

  • Que el tema le interese.
  • Que le interese cómo lo cuentas.
  • Que le interese la información que le aportas de continuo. Sobre todo, para aquellos sectores o problemáticas que no les interesan a los medios de comunicación de masas, los blogs son fuentes prioritarias y muy apreciadas para la búsqueda de información por parte de los internautas (partiendo de la base de que los conozcan, claro. Hablaríamos ante todo de blogs consolidados). Si te preocupas de reunir y comentar información relevante para tu sector, le darás un motivo no sólo para volver sino para referenciarte a otras personas a las que le puedan interesar tus temas.
  • Que te conviertas en una de sus referencias acerca del tema en cuestión- derivado del punto anterior, si la persona parte de un interés común con tus temas, tu esfuerzo sostenido y solvente puede provocar que, si le encajas o le gusta cómo lo cuentas, se acabe transformando en una de sus referencias respecto a tu sector específico.
  • Que le ofrezcas contenidos interesantes, o mejor aún, útiles. Si la información que ofrece es interesante y relevante, ayuda a volver. Este factor se multiplica si al interés le sumas la utilidad. El trabajo extra que supone que uno de cada x post sea un “práctico”, un texto que facilite de manera evidente cómo llevar a cabo una tarea importante y relacionada con tu actividad, la conexión del lector con tu blog se incrementará en proporción.
  • Que le resuelvas dudas. Como veremos e insistiremos en ello, es importantísimo reaccionar a las dudas de los lectores. Tu buena disposición es un estupendo motivador para volver, por más que exija un trabajo extra moderado. Cada duda resuelta es un empujón a tu blog.
  • Que le mantengas al día. Si la persona tiene interés pero por lo que sea no tiene un contacto tan directo como el tuyo con tus temas, resulta de agradecer que alguien se tome la molestia de reunir noticias, eventos y comentarios interesantes.
  • Que le ofrezcas una visión original y diferente sobre un tema que le interese. Es muy posible que en tu sector se hayan desarrollado una serie de clichés y estereotipos, y que muchas personas estén cansados de escucharlos. Si los compensas, si cuentas las cosas de manera diferente o si desarrollas una visión alternativa pero aceptable para algunos acerca de lo que ya hay, si eres constante en proponer un abanico limitado de visiones acerca de vuestros temas de interés común, es muy posible que el lector al que le encajen tus alternativas vuelva a por más.

El diálogo

Por más que el objetivo inicial y básico de un blog debe ser la transmisión amena y razonablemente provocativa de los temas que os interesa visibilizar, no es conveniente que os quedéis ahí. Un blog no será completo hasta que empiecen a reaccionar de forma activa algunos de vuestros lectores. La madurez de un blog pasa por el enriquecimiento y profundización en las relaciones que a través de él se establecen entre los autores y sus lectores.

Los comentarios son un signo magnífico de que las cosas van bien. Demuestran que tus textos son lo suficientemente atractivos no sólo para leerlos sino para invertir incluso más tiempo en comentarlos. Tienes que tener presente que los comentarios van a hacer todavía más atractivo el blog, porque los lectores van a poder discutir con otros lectores.

Cuanto más diálogo se pueda apreciar en cada post más se podrá constatar que se trata de un blog que ya de por si le interesa a otras personas, y que vuestra disposición es realmente abierta, participativa y agradecida de la interacción con los lectores.

Puedes incentivar esto. Puedes provocar el diálogo o ayudarlo:

  • Siendo provocador, naturalmente. Aunque la buena marcha del blog se garantice antes tanto por moderación en las formas como en el tono, las útiles y juguetonas provocaciones pueden ser una tentación para intervenir que algunos lectores no podrán resistir.
  • Sembrando la duda, y manifestándola. Por más que los lectores agradezca la información que proporcionáis a través del blog, un blog no es ni mucho menos una tribuna de cátedra ni debería situarnos en un papel de gurú o algo parecido. Ojo, esta práctica es precisamente la contraria a la que siguen las “estrellas blogueras”, pero sucede que estas personas tienen en el blog un elemento central de su actividad, lo cual no va a ser vuestro caso. Para ellas el blog es el fin en sí mismo, mientras que para vosotros es un medio para alcanzar vuestros auténticos fines. Con toda probabilidad, vais e invitar más al diálogo si cerráis un post con un interrogante, si dejáis abiertas varias posibilidades o, aún mejor, si manifestáis vuestras dudas de forma honesta y directa e invitáis a la respuesta.
  • Haciendo preguntas directas. Las dudas no son la única forma de interpelar a vuestros lectores. Podéis hacerlo de forma aún más directa, preguntándoles al final de cada post, o al menos de ciertos post, por su opinión al respecto del tema que acabáis de tratar. Esto puede que no funcione las primeras veces, pero si generáis costumbre, vuestros lectores más activos y entusiastas acabarán cogiendo dicha costumbre.
  • Invitando a los lectores a que acaben tus textos con sus comentarios. Este sería el extremo de la dinámica que acabamos de mencionar. Si señaláis de alguna manera que el conocimiento que disponéis sobre un tema en cuestión es incompleto y que agradeceríais su ampliación, vuestro trabajo previo de aportar información y datos sobre vuestros temas de interés puede invitar a alguno de vuestros lectores a completar lo que habéis pedido si saben del tema lo suficiente. Tenéis que tener en cuenta que si el lector no es bloguero, es bastante posible que sienta cierta prudencia a la hora de informar como lo hacéis vosotros.
  • Invitando a tus lectores a que participen con sus propios post. Una vez que el blog haya adquirido cierto recorrido, sucederá en distintas ocasiones que algunos de los comentarios resultan realmente productivos e interesantes. Ese será el momento de invitar a vuestros lectores a que lo amplíen, tanto vinculando a un texto que hayan producido en su propio blog como invitándoles a que generen un post de invitado para el vuestro.
  • Agradeciendo los comentarios. Esto tiene que ser explícito. Tenéis que compensar a los lectores por las molestias que se toman al preguntar, respondiéndoles. Si sois tenaces en esto, se acabará generando un clima de diálogo que enriquezca el blog de manera decisiva.
  • Respondiendo a las preguntas que os planteen en los comentarios. Pensad en las preguntas como en peticiones de ampliación puntual acerca de los temas que habéis tratado. Vuestra buena disposición seguro que obtendrá recompensa.

La importancia de mantener el ritmo

Bloguear es una carrera de resistencia sin final. Para mantener la atención de tus lectores tienes que mantener un ritmo de publicación, pero esto no puede convertirse en una carga, porque tarde o temprano la carga podrá con el blog.

Quien empieza un blog corre un serio peligro de desfondarse, de transformar lo que es un placer o al menos un objetivo positivo en una carga, como vamos a ver ahora mismo.

La degeneración en carga

Es la vía más segura y efectiva para que un blog muera. Cuando se acaba la ilusión y la excitación inicial, tras la primera serie de post, se llega a un momento crítico. No hay manera de asegurar la fecha exacta de cuándo va llegar este momento, pero es completamente seguro que llegará. Si no se pone remedio, si no se trabaja de antemano, lo más probable es que cada post se haga más cuesta arriba.

Una vez que comienza la degeneración en carga, el proceso es difícil de revertir. Conforme vayan pasando los días, lo más probable es que al final encontremos siempre cosas mejores que hacer que escribir en nuestro blog. La primera pausa de unos días se acaba transformando en una pausa de semanas, y conforme se aleja en el tiempo el último post, se hace más difícil escribir el siguiente.

Este es el fin más habitual, el fin mayoritario de la mayoría de los blogs. Y a menos que sea un blog temporal, no te va a salir a cuenta empezar un blog si no te previenes contra la degeneración en carga.

En el caso del blog de una asociación o colectivo la dificultad es aún más severas. Hay que tener en cuenta que la actividad en un blog nunca va a ser central para la asociación y que, independientemente del momento en el que este el blog, es más probable que muchos lo contemplen como carga si les toca a ellos, porque es la forma más habitual de entender toda acción que no sea absolutamente esencial o reconfortante dentro de la asociación. En otras palabras, para la degeneración en carga llueve sobre mojado en las asociaciones.

Ya hemos comparado anteriormente la evolución de la autoría de un blog con la del amor. Siempre va a ser así, la primera fase es pasajera y el momento más delicado es cuando el blog va a pasar de su infancia a su adolescencia.

Las próximas buenas prácticas que vamos a tratar se centran en dosificar vuestras energías para defenderlos de la degeneración en carga.

El calendario es tu amigo

Hay momentos en los que puedes estar especialmente inspirado, o al menos descansado y con algo de tiempo libre. Ahí puedes aprovechar para preparar los posts por adelantado, sembrar bosquejos de ideas o incluso redactar post definitivos.

En vez de publicarlos todos de una vez, y por lo tanto colapsar a tus lectores con mucha información en el mismo día, resulta mucho más productivo programar su publicación en días sucesivos. Esta característica está disponible en todos los motores de blogs modernos y populares, y siempre se emplea de la misma manera: dentro de la ventana de edición, en las opciones, se puede definir una fecha de publicación diferente a la de ese momento.

Resulta muy ventajoso tener esos días cubiertos por adelantado. Además del aprovechamiento del tiempo, lo más importante de programar las entradas por adelantado es que es una herramienta muy eficaz para rebajar la presión por la publicación.

El blog no puede depender sólo de vuestras ideas

Aún en el caso de que seáis varios los que lo mantenéis de manera habitual, y peor aún si se trata de un solo autor principal, resulta una tarea titánica mantener un blog única y exclusivamente con textos completamente originales, producto de vuestra reflexión.

Esto implica un aumento de la presión muy significativo. Significa nada más y nada menos que os estáis exigiendo originalidad cada pocos días, independientemente de vuestro cansancio o de vuestra disponibilidad y circunstancias. En otras palabras, estáis aumentando la probabilidad de degeneración en carga.

Busca la inspiración afuera

El contrapeso al problema anterior es, precisamente, no depender sólo de uno mismo. Eso no es ningún problema, vuestro blog está en y depende de Internet. Vais a tratar los temas que nos preocupan, y con toda probabilidad encontrareis Fuentes que traten los mismos temas o, como poco, temas muy relacionados y a partir de los cuales reflexionar y proponer.

La fuente más inmediata, más tentadora, son las noticias. Internet ha aumentado exponencialmente nuestra fuente de noticias, y de hecho las consumimos más y más frecuentemente que antes. Por supuesto, los grandes medios de comunicación de masas no son los únicos proveedores de noticias, y con toda probabilidad accederéis a portales, Wells u otras fuentes de noticias y eventos relevantes para vuestros temas centrales. Ejercer de eslabón en la cadena de transmisión de noticias es un primer paso, sobre todo cuando no se tiene mucha experiencia en el mantenimiento de un blog. Pero el blog gana interés cuando a una noticia le damos valor añadido. Cuando la comentamos. Cuando mostramos nuestra perspectiva, o cuando ponemos esta noticia en su contexto, en relación con otras noticias.

La fuente más productiva, sin embargo, son los otros blogs. Los blogs que se relacionan en mayor o menor medida con muestras temáticas. No es sólo que podáis hacer referencia y comentar los post de otros blogueros, sino que podéis utilizar las mecánicas básicas de los blogs y convertidos en lectores y comentaristas de los post de otros. La gran diferencia respecto a un lector habitual es que vosotros también tenéis un blog, con lo que empieza y es a generar posibilidades de establecer conversaciones entre blogs, lo que veremos inmediatamente que es un elemento esencial de la evolución hacia la madurez y el posicionamiento de vuestro blog.

Enlaza, enlaza, enlaza

Al principio de la era blog, había un tipo de blog completamente personal, en la que cada entrada era producto exclusivo del autor. Eran mucho más difíciles de mantener, y era mucho más difícil que mantuvieran la atención del lector mucho tiempo. Eran demasiado egóticos, porque abocaban a su autor a hablar prácticamente de su vida, y eso no solía ser la lectura más interesante que se pueda imaginar: en muchas ocasiones, eran compensaciones a una vida anodina, porque precisamente si la vida es trepidante no te deja mucho espacio para escribir acerca de ella cada día. Hoy en día casi no existen.

Es mucho más fácil que sobreviva un blog que equilibre la aportación personal con la vinculación a su contexto temático. Es la única opción realista y lógica para el blog de una asociación o colectivo. Hay que conectar a la asociación con su contexto por medio del blog.

La conversación

Los blogs son como árboles. Al principio son retoñitos, difíciles de ver en el suelo del bosque. Como los árboles, tardan bastante en crecer, pero llega un momento en que son árboles.

  • Que han ganado lectores
  • Que empiezan a ser visibles
  • Que empiezan a ser citados

Tú puedes hacer que crezcan más de prisa, aunque hay que advertir desde ya que el exceso en este sentido es muy malo, sobre todo para ti. Si te obsesiones demasiado con que tu blog crezca, aumenta significativamente la probabilidad de la degeneración en carga.

Tienes que localizar a otros blogueros que hablen de tu mismo tema. Como señalábamos antes, lo suyo sería comentar en algunos de sus post a la espera de que se produzca un diálogo, primero en el blog ajeno y finalmente entre blogs.

En este sentido, una práctica esencial es que los comentarios sean auténticos, que no sean para nada con estables con ninguna iniciativa de autopublicidad. Esta es una regla no escrita pero que se respeta bastante, en tanto que se tiende a rechazar a aquellos "buscadores de visibilidad" que quieren ir demasiado deprisa en vez de crecer principalmente por si mismos. Siguiendo con la metáfora botánica, a los árboles no le gusta mucho la hiedra trepadora.b

No tengáis prisa. Los árboles no crecen tan rápido como el bambú, pero pueden vivir mucho más. No se trata de llegar alto rápido, sino de mantener el crecimiento. Más os vale mantener un número lentamente creciente de lectores y que esté motivados para leer vuestros post que distraerlos y preocuparnos más de otros blogueros que sean famosos. No lo olvidéis nunca, escribís para vuestros lectores, no para otros blogueros. Si alguno de vuestro lectores son también blogueros, mejor que mejor, pero se le responde antes como lectores que como blogueros.

Como todos en los blogs, es cosa de coger costumbre e inercia. Si gusta como escribes y cómo comentas, otros blogueros se acostumbrarán a comentar en tu blog. Y si te enlazan desde sus blogs, ganarás más lectores aún.

El objetivo final es formar parte del bosque. Servirás a los objetivos de tu colectivo o asociación si tu blog forma parte del conjunto de árboles más altos, de los árboles que al menos son visibles, del segmento de la blogosfera centrado en tus temas.

Pero no te agobies. No está garantizado y, sobre todo, tiende a ser un proceso lento. Una vez más, recuerda en todo momento para qué escribes. Para hacer llegar vuestras ideas, demandas y necesidades. Tienes que ocuparte ante todo de tu blog antes que de otros blogs, y no olvidar que tu blog es un instrumento al servicio de vuestros objetivos.

Malas prácticas

No ser vosotros mismos

Como ya hemos apuntado, todos tenemos un detector de autenticidad más o menos afinado. La artificialidad se acaba notando, y se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.

Al final la sinceridad, la autenticidad, evitar cualquier tipo de pose, es lo que da menos trabajo. Claro que tampoco hay que despreciar el esfuerzo de tener que descubrirnos a nosotros mismos como autores, pero en si mismo merece la pena.

Copiar textos a otros

Esto es uno de los peores extremos de no ser vosotros. Es imposible ser auténtico copiando lo de otros. Es imposible que no te acaben pillando porque, claro, los buscadores de Internet resulta que funcionan. Y si te pillan, adiós muy buenas.

Sobre todo, no es necesario. Un blog sólo tiene sentido si te involucras de verdad, y citar no sólo es legítimo sino que es necesario y positivo… siempre que incluyas la fuente de la cita.

No pases demasiado tiempo sin escribir

El lector de un blog es una criatura de costumbres. Va a volver cada cierto tiempo a comprobar si has escrito algo nuevo. Cada vez que comprueba que no has escrito nada nuevo, le desmotivas un poco a seguir. Si pasa demasiado tiempo, es más probable que se olvide de seguir consultando tu blog.

Pero tampoco escribas por escribir. Si la entrada es demasiado floja, si tu inspiración estaba por los suelos, Es un desmotivador bastante eficaz. Reserva tus post más creativos para cuando estés realmente inspirado Y prioriza el comentario de novedades y noticias, que es una apuesta más segura aunque no tan brillante.

Que el lector no sepan a qué atenerse

Leer un blog es una costumbre. El lector busca novedades Pero es mucho más digerible que dichas novedades estén integradas dentro de una imagen clara, que encajen dentro de unas expectativas construidas a base de leer. No puedes hablar de lo que te dé la gana.

Tampoco puedes hablar como te dé la gana

Ser constructivo y educado es indispensable para que te lean. Un taco puntual puede añadir algo de picante a tu texto, pero es un recurso estilístico, no puede ser una costumbre. Un valor esencial de un blog es un tono adecuado, educado y mesurado.

No te disperses demasiado en tus temas

Tus temas son tu identidad. El lector tiene que hacer el menor esfuerzo posible para encuadrarte. No se trata de escribir por escribir.

En el blog de un colectivo esto es todavía más importante

Tienes que respetar al lector

Jamás le faltes al respecto en tu respuestas a sus comentarios. Eso es sagrado. Aunque una contestación inapropiada de un lector te encienda, es esencial que no caigas a su nivel y que no te dejes llevar, porque la situación no es simétrica: es un lujo que no te puedes permitir, porque romperías el ambiente de acogida que quieres ofrecer a los lectores.

Elimina un comentario sólo cuando sea realmente imprescindible, cuando sea una falta de respeto o educación. Si no es así, si es una crítica educada y correcta, por duras que se ha las formas, mantenla.

Las críticas educadas son uno de tus mejores aliados Si las respetas y las contestas de forma constructiva, demuestran que eres dialogante y que te preocupas de tus lectores.

No puedes permitirte una expresión escrita descuidada

No sólo las faltas de ortografía, sino ni siquiera faltas de estilo en la redacción del texto. El blog es un medio textual. El bloguero es un escritor. Si no cuidas tu escritura, dificultades que el lector vuelva, porque va a valorar menos lo que escribas si la forma es imperfecta.

¿Qué es un blog corporativo?

Es algo tan sencillo como aprovechar la fórmula general del blog para complementar la comunicación corporativa online. Si la presencia web fundamental de una organización sigue unas convenciones razonablemente definidas (el famoso "quienes somos", "que hacemos", "donde estamos", "contacto", etc.), el blog corporativo busca dar una cara humana a la organización delante de sus usuarios, clientes y personas interesadas en general, así como establecer una comunicación creíble con el público.

El objetivo más inmediato es el de acercar la organización al público. Tal y como están hoy en día las cosas, y en tanto que es una práctica razonablemente minoritaria, el objetivo a medio plazo es distinguir de forma significativa a la organización dentro de su sector, en lo que a presencia en Internet se refiere. 

¿Cómo se diferencia un blog normal de un blog corporativo?

  • Un blog normal es la voz de su autor o autores. Un blog corporativo es una voz humana al servicio y en consonancia con la organización. Esta diferencia tiene consecuencias significativas, tanto en lo que se refiere a las temáticas a abordar en ambos casos (un abanico mucho más amplio en el caso del blog normal o personal), como al hecho en sí de que el blog corporativo habla en nombre de la organización.
  • Un blog normal puede tener la periodicidad que desee el autor o autores. Un blog corporativo no puede tener una periodicidad muy alta, en tanto que se genera una imagen de dispersión por parte de sus responsables y de la propia organización: no serán pocos los que entiendan que se dedica un esfuerzo considerable fuera del núcleo central de actividades de la organización. En otras palabras, " no deben estar muy ocupado si tienen tanto tiempo para el blog".
  • Un blog normal se puede llevar como le apetezca a su autor. El autor puede hablar de lo que le venga en gana, y puede responder o no a los lectores si le place. En tanto que, como hemos dicho, un blog corporativo habla en nombre de la organización, tiene que guardar unas formas, atenerse a unos temas, y sobre todo tener una muy buena disposición y receptividad a todos los comentarios que se reciban.

¿Cómo asegurar el éxito del blog corporativo?

  • La voz más apropiada para un blog es la voz auténtica y personal. Hay que huir de la comunicación profesional y de las corsés y rigideces de la comunicación corporativa tradicional.
  • Tanto por la razón anterior como por los medios disponibles para las pequeñas y medianas organizaciones, las más de las veces mantener el blog va ser una tarea añadida a las tareas principales de los empleados.
  • Para que esto sea asumible, para mantener un blog que produzca resultados de comunicación apreciables sin quemar a los empleados, se necesita:.
    • Repartir el trabajo entre un grupo de profesionales. En principio, se diría que es asumible escribir medio folio una o dos veces al mes. Si esta tarea la asumen razonablemente entre 3 y 7 empleados, tendríamos un blog con entre 6 y 14 entradas al mes, más que suficiente para fidelizar al lector por periodicidad.
    • Organizar un calendario de entradas. Además de repartir el trabajo, conviene espaciar sus resultados con cierto margen para no agobiarse con últimos momentos y acostumbrar al lector al que se produce un nuevo post cada equis días.




Licencia


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

Este documento se ha comunicado públicamente utilizando la licencia de copyright Creative Commons. Al contrario que otras licencias de copyright, las licencias CC establecen un rango de opciones que confluyen en el uso específico que pueden hacer los ciudadanos de una obra. Este rango va desde el mero reconocimiento de autoría a otras condiciones más restrictivas.

Usted es libre de:




copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra

hacer obras derivadas

Bajo las condiciones siguientes:


Reconocimiento — Debe reconocer los créditos de la obra de la manera especificada por el autor o el licenciador (pero no de una manera que sugiera que tiene su apoyo o apoyan el uso que hace de su obra).


Compartir bajo la misma licencia — Si transforma o modifica esta obra para crear una obra derivada, sólo puede distribuir la obra resultante bajo la misma licencia, una de similar o una de compatible.


 En nuestro caso, CC-BY-SA, según la definición de Creative Commons, "permite el uso comercial de la obra y de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original" ((CC) Creative Commons Internacional). Podéis leer el texto legal al respecto aquí: http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/legalcode (en inglés, sorry).


Autoría: Online and Offline, S.L.


Comments