Buenas prácticas con foros

Trabajo colectivo con foros


Este documento pretende ser una guía social, un conjunto de buenas prácticas para montar y mantener un foro. No obviamos completamente los aspectos técnicos, pues sabemos que pueden constituir una barrera; pero la madurez de este tipo de software hace que montar un foro en vuestro propio servidor web sea ya una operación casi trivial, como veremos. La parte complicada es la humana: cómo convencer, cómo presentar el foro, cómo motivar y cómo mantener la participación.

¿Por qué y para qué montar un foro?

La respuesta más obvia: para aprovechar sus ventajas y ponerlas al servicio de los intereses del colectivo. Porque es un software que funciona.

Más concretamente:
  • El foro es la forma más madura de software social dedicado al diálogo entre muchos participantes. Por comparación, un blog es básicamente una forma de comunicación de uno (individual o colectivo) a muchos, del autor (o autores) a sus lectores, por más que éstos puedan participar con sus  comentarios. El foro, además, es asíncrono: los participantes no tienen que estar todos conectados a la vez. Esto rebaja hasta cierto punto la presión inicial sobre los participantes de cara a poner en marcha un foro, porque pueden adaptar su participación a los huecos horarios que tengan disponibles.
  • A partir del diálogo se construye conocimiento, un tipo de conocimiento especialmente atractivo para el nuevo visitante por esa misma condición de diálogo entre personas motivadas. Es un conocimiento cercano, que anima a pensar que uno también puede.
  • Un foro es una de las formas más eficaces de generar participación continuada en Internet por parte de un colectivo. Si el foro logra sobrevivir a las difíciles primeras semanas, si acumula tanto número de participantes como ritmo en la conversación, una parte importante de los participantes adquirirán la costumbre de visitarlo a diario o casi a diario. Una parte de ellos adquirirá, además, la costumbre de dialogar activamente, de participar con frecuencia, de sostener y enriquecer el foro. Si se adquiere una inercia suficiente hacia el diálogo, puede acabar mejorando la comunicación interna de la asociación y, desde luego, enriquecer el debate que la mantiene en marcha.
  • Además, puede ser un tipo de participación más reflexiva, pausada y constructiva que la que se da con otros tipos de software social más de moda en nuestros días, más frenéticos y más inmediatos. Un foro está concentrado sobre un núcleo reducido de temas sobre los que se vuelve una y otra vez con diferentes variaciones y matices, lo que posibilita que se termine construyendo entre todos una visión rica sobre los problemas que os importan.
  • Un foro es una forma muy eficaz de atraer la atención sobre los temas importantes para vuestro colectivo, incluso de personas ajenas a vuestra red offline. Si el foro funciona bien, será una magnífica muestra no sólo de lo que os interesa, sino de cómo lo tratáis y cómo lo discutís. Si una web corporativa es una imagen estática de vuestro colectivo y un blog es la cara  humana que queréis dar del mismo, el foro va a ser el resultado de vuestro diálogo. Muy probablemente va ser la parte más espontánea de vuestra presencia web.
  • Si se van acumulando debates interesantes, es muy posible que vuestro foro acabe siendo un sitio de referencia sobre vuestros temas. Si es así, otras personas interesadas en estos temas tenderán a consultarlo y estar al tanto de lo que en él se cuece.
  • Por tanto, a través del foro, podéis conectar con personas externas a vuestra red de personas offline. Para algunas de estas personas, el foro será la única forma que tengan a su disposición para mantenerse en contacto con la asociación. Pero para otras quizá no. Pensando en quienes pueden llegar a ser "nuevos fichajes" offline, deberíais esforzaros, en la medida de lo posible, para que tengan algún tipo de contacto offline, físico, con la asociación. La forma más segura y sana de llevar esto a cabo es dedicando parte de la participación en el foro a dar cuenta de las actividades físicas que la asociación está llevando a cabo, cubrir jornadas, eventos, o incluso acontecimientos singulares, para mantener la atención sobre la realidad offline de la asociación.
  • Asimismo, es muy importante tener en cuenta que, a poco que sea específico un tema, habrá muchos ciudadanos a los que no les resulta sencillo encontrarse en la vida real a personas con quienes hablar acerca de él y compartiendo un interés semejante. Es completamente seguro que los temas centrales de una asociación le interesan a otras personas fuera de ella y algunas de esas personas no tendrán a nadie con quien hablar de esos temas.
  • Un foro también es un buen espacio en el que dialogar con colectivos afines. Por más que la mayoría del diálogo lo sostengan los habituales del lugar, los foreros, si vuestro foro se asienta lo suficiente y gana visibilidad terminará por ser conocido por otros colectivos afines a los vuestros, y es muy probable que empiecen a leer lo que discutís. De la lectura en ocasiones se llegará a la discusión, e incluso a propuestas específicas. Todas estas ventajas no son teóricas. Son resultados que han obtenido una y otra vez los foros que han alcanzado el éxito; en otras palabras, que han asegurado su supervivencia y que han alcanzado cierta visibilidad.

Estas son las ventajas que, sin duda, pueden constituir buenas fuentes de motivación para montar un foro. Pero tendréis que ser vosotros quienes determinéis cuáles son los objetivos concretos que buscáis. El foro es un medio para un fin, una herramienta a disposición de vuestro colectivo. Determinad qué queréis hacer con él y podréis darle la orientación que más os convenga.

¿Montar vuestro propio foro o utilizar un servicio de foros gratuito?

Montar un foro en vuestro propio servidor es sencillo. Las soluciones de software con licencia libre por las que podríais optar, tales como phpBB (''http://www.phpbb.com/'') y Simple Machine Forum o SMF (''http://www.simplemachines.org/''), son productos muy probados y de muy fácil instalación.

Asimismo, su coste es nulo. El software libre es también gratuito, por lo que el único coste económico que puede acarrearos contar con vuestro propio foro es el coste del servidor y del dominio (que, en cualquier caso, necesitáis tener contratados para otras necesidades de comunicación pública o presencia web: una web corporativa o un blog corporativo asociado a vuestro dominio, por ejemplo).

Cómo instalar un motor de foros SMF en vuestro servidor

Si ya disponéis de servidor y dominio, el primer paso será descargar de Internet la aplicación de foros SMF: http://download.simplemachines.org/index.php. Descargad el instalador completo (Full install), en cualquiera de los formatos propuestos (.zip o .tgz, todos ellos archivos comprimidos).



Después, tendréis que acceder a vuestro servidor (vuestro proveedor os dará unas claves de acceso para administrarlo -un usuario y una contraseña-) y ahí descomprimir el archivo comprimido que os hayáis descargado.

¿Dónde?

En un directorio que tendréis que crear ex profeso (llamado, por ejemplo, foro), dentro del directorio que tenga el servidor habilitado para almacenar los contenidos y las aplicaciones web (normalmente, www; a veces se le denomina public_html, dependiendo de cómo vuestro proveedor organice el acceso al servidor).

Una vez descomprimido el .zip, tendréis que ejecutar el archivo de instalación, que se llama install.php. Para ejecutarlo, no tenéis más que llamarlo desde el navegador, entrando en www.nombredelasociacion.com/foro/install.php. Os hará una serie de preguntas, como el nombre de usuario del administrador, su clave o la base de datos que vaya a emplear SMF, que tendréis que crear por separado.

El resultado será que cuando se acceda desde un navegador a la dirección http://www.vuestraasociacion.org/foro, entraréis a un foro SMF en el que podréis empezar a trabajar.


En cualquier caso, no puede negarse que el montaje de un foro propio exige un mínimo esfuerzo de instalación. Veamos la otra opción.

Muchas empresas ofrecen servicios gratuitos de creación de foros, que proporcionan todo lo necesario para iniciar la actividad forera. Una simple búsqueda en Internet de "foros gratis" os dará como resultado múltiples opciones: ''www.foros.net'', ''miarroba.es'', ''www.forogratis.es'' o ''www.foroactivo.com'', entre otras. El servicio que ofrecen permite generar un foro en cuestión de minutos, ahorrando las molestias de instalarlo en un servidor y de pagar por dicho servidor (si no lo hacíais ya por otros propósitos).

La pregunta entonces es evidente: ¿Por qué molestarse entonces en instalar un motor de foros en tu propio servidor, cuando hay quien te lo ofrece gratis? En nuestra opinión, por una simple cuestión de control.

Si, como colectivo, queréis emplear los foros como un espacio para la reflexión o la movilización o para compartir recursos, necesitaréis que ese espacio esté bajo vuestro control.

Depender de un servicio externo, de una empresa que hoy ofrece gratis el servicio y mañana puede cobrar por él, o que puede modificar las condiciones de uso, sitúa al colectivo en una posición de minoría de edad y fragilidad.

Un foro propio, en un servidor propio, ofrece el mismo servicio que un foro ajeno: interactividad. Pero constituye un "espacio propio" y sitúa en el propio colectivo la garantía sobre el capital de conocimiento acumulado durante el tiempo que permanezca activo.

Lo más difícil: las personas

Y lo más importante también. Un foro necesita de un número mínimo de participantes comprometidos, como veremos en el epígrafe correspondiente de las buenas prácticas. Es muy sencillo: un foro es la expresión en Internet, y en diferido, de personas dialogando. Y el diálogo es verdadero si las personas quieren hablar, si tienen de qué hablar, si les interesa volver y seguir dialogando. Es muy importante que tengáis en cuenta esto si os planteáis en serio montar un foro.

Que un foro funcione es un trabajo nada despreciable. Y como hemos dicho, el problema no es técnico sino humano: lograr que un grupo de personas adquieran la costumbre de participar con frecuencia en él. Analizad con tranquilidad y frialdad si el foro es realmente una solución para alguno de vuestros problemas y sed realistas respecto al esfuerzo que os va a suponer.

Hasta que se adquiere la costumbre, al principio hay que hacer el esfuerzo consciente de entrar, repasar de qué se está hablando y participar si apetece. Si esto no parece mucho esfuerzo, recordad que al principio lo más probable es que seáis un grupo pequeño manteniendo el foro en pie. Y, sobre todo, que es muy posible que la acogida inicial no sea lo que se dice entusiasta - de ser conocido, el foro no es uno de los tipos de software social con mejor imagen, pues se conecta con relativa frecuencia al valor "pérdida de tiempo".

Mantener la motivación de los participantes es crítico para la supervivencia del foro. Sin su participación activa, el destino más probable del foro es la extinción. La gran mayoría de los foros no sobrevive su segundo mes de vida, y en muchos casos quedan online por un tiempo indeterminado, como recuerdo de lo que pudo ser y no fue y como testigo claro de un fracaso del colectivo. Si eso ocurriera, pasado un tiempo prudencial lo más apropiado es eliminar la presencia del foro, a menos que se tome una decisión completamente determinada de reactivarlo.

Manual de supervivencia... del foro

Cómo mantener un foro en 2011

En última instancia, todos los foros compiten por dos cosas: por ganar visibilidad y atención y por ganar y mantener usuarios. Y hay que partir de la base de que en 2011 es un medio más que maduro y prácticamente para todos los temas imaginables va a haber uno o varios foros razonablemente estables, con trayectoria y, sobre todo, con inercia. Esto es, foros con usuarios perfectamente integrados, con la costumbre adquirida de abrirlos a diario, una o varias veces al día, ya sea para leer y/o participar en mayor o menor medida. Así que el problema que se le plantea a un foro nuevo es cómo ganar usuarios y visibilidad si ya existen foros conocidos sobre los mismos temas.

En principio parece un objetivo extremadamente difícil de conseguir, porque partiríais desde cero y con años de retraso. Sin embargo, la cosa cambia si tenemos en cuenta que hay muchísimas personas que todavía no participan en foros, muchas más de las que participan en foros que constituyen una competencia temática para el vuestro. Por lo tanto, el problema no desaparece sino que cambia: no se trata de buscar el imposible de que los usuarios de otros foros empiecen a entrar también al vuestro, sino de atraer a vuestro foro a gente que de momento no participa en ningún foro.

La piedra filosofal de los foros: la motivación

El problema al menos es más concreto y más manejable que el anterior. Pero no debe menospreciarse su dificultad, porque consiste, nada más y nada menos, en que las personas adquieran el hábito de consultar a diario y participar en los foros. Este problema es especialmente difícil si la persona tiene poca costumbre de utilizar Internet, pero también es un problema si la persona usa Internet pero no está habituada a utilizar los foros. En cualquiera de los dos casos, lo que va a marcar la diferencia es la motivación.

Los usuarios, tanto si son miembros de vuestro colectivo como si no, necesitan motivos para quedarse y para volver: que les merezca la pena consultarlo con frecuencia, que les merezca la pena participar. Y estos motivos están íntimamente relacionados con el movimiento y la actividad que perciban en el foro.

Un foro es algo vivo, tan vivo como un tiburón: movimiento llama a movimiento e inactividad llama a inactividad. La pantalla principal de un foro muestra de forma inmediata la frecuencia con la que se actualizan las conversaciones. Si pasan días y, peor, semanas desde la última intervención, se interpreta en segundos que el foro no tiene actividad y no merece la pena profundizar en él. Por el contrario, una actividad reciente despierta interés.


Esto se traduce en que necesitaréis un número mínimo de miembros de vuestro colectivo involucrados en aportar al foro la actividad que necesita para hacerlo atractivo a más personas. Inicialmente, estas personas van a asumir una responsabilidad que puede degenerar rápidamente en carga o simple desmotivación si no se las anima adecuadamente, si no perciben en los demás cierto reconocimiento a su esfuerzo o, simplemente, si no perciben que su esfuerzo tenga resultados. Tened muy presente que estos momentos iniciales, las primeras semanas, quizá meses, son cruciales para un foro.

Muy probablemente su motivación pase por encontrar satisfacción personal en la participación en el foro, más allá del compromiso adquirido con los objetivos de la asociación. Por acostumbrarse y verle las ventajas a un tipo de diálogo quizá nuevo para buena parte del colectivo: un diálogo en diferido, por escrito (una barrera nada despreciable), aportando información e ideas a la espera de que sean completadas y comentadas por otros, lanzando preguntas a la espera de una respuesta. Si el compromiso del colectivo con este proyecto de foro no es claro, o si el grupo inicial no ha sido capaz de incorporar a sus rutinas la participación en el foro, es posible que las esperas se hagan demasiado largas y que la motivación personal desaparezca.

En definitiva, podemos afirmar que un foro en el que las personas no se sienten motivadas a participar está abocado al fracaso. ¿Cómo favorecer esa motivación? ¿Cómo animar a la participación? ¿Se puede facilitar la participación de alguna manera para que quien esté motivado pueda participar sin dificultad? Rotundamente, sí. Aunque sin garantías de éxito.

Primero, hay que motivar a los de dentro

Lo acabamos de decir: vosotros mismos sois los primeros responsables de que el foro comience a andar. Si no iniciáis actividad, si no generáis movimiento, no atraeréis a usuarios externos a vuestra red de personas inicial. Siguiendo la regla del 90-9-1 que ya conocéis bien, lo normal será que la mayor parte de vuestro colectivo sólo lea y que sean sólo unos pocos los que aporten contenidos al foro. ¿Qué hacer en estas circunstancias?
  • Apoyad explícitamente la actividad forera desde la organización, animando a todos los miembros del colectivo a participar en la medida de sus posibilidades, aunque sólo sea con una lectura atenta.
  • Animad a todos los miembros del colectivo a que se registren en el foro. Eliminaréis una posible barrera a una participación espontánea que surja al calor de un debate interesante.
  • Valorad explícitamente la actividad desarrollada por el núcleo inicial de participantes.
  • Facilitad en la medida de lo posible la participación, resolviendo dudas y eliminando obstáculos.
  • Elegid administradores para el foro para las tareas de gestión (altas y bajas de usuarios, moderación, etc.).
  • Favoreced el apoyo mutuo entre los miembros del colectivo involucrados en este proyecto.
  • Haced que el foro sea útil para el colectivo, procurando que la información que se incluya en él anime a la reflexión y ayude a la difusión de los eventos offline que se desarrollen. En definitiva, que los miembros de vuestro colectivo se acostumbren a acudir al foro para enterarse de cosas interesantes relacionadas con su propio colectivo.
  • Y valorad positivamente el número de lecturas que tengan vuestros hilos de conversación. Serán una medida del impacto real de vuestras intervenciones, lo que puede aportar ilusión en el momento del desánimo. ¿Cuántas personas han leído vuestras aportaciones?

Tened por seguro que si el foro funciona como espacio de reflexión de vuestro colectivo, acabará atrayendo a personas ajenas al mismo pero interesadas por los mismos temas.

Segundo, hay que atraer y motivar a los de fuera

Partimos del hecho de que queréis que vuestro foro sea abierto, de cara a ampliar las redes de personas de vuestra organización y contribuir a divulgar vuestros temas y fomentar la reflexión social sobre ellos.

Motivar a los de fuera no es fácil, dado que no los conocéis y, por tanto, no podéis hablarles de las bondades de vuestro foro; tienen que descubrirlo por sí mismos. Y no podéis eliminarles la barrera del registro, que facilitaría una participación puntual espontánea que pudiera ser la antesala de otras muchas.

En este caso, lo fundamental es que, cuando se acerque a vuestro foro, la persona vea actividad reciente y perciba que los debates son y están vivos. Lo más probable es que esa persona sólo lea y se marche, sin registrarse siquiera. Provocar el interés suficiente como para que se cree un usuario y se anime a participar es el gran reto.

Y algo que puede facilitarle mucho las cosas es que, de un sólo vistazo, pueda hacerse una idea cabal de lo que se debate en vuestro foro. Y eso es un tema de estructura, que está en vuestra mano definir.

Estructura del foro

Si el diálogo es lo que atrae a nuestros foreros para volver una y otra vez, debéis facilitar este diálogo. Si el foro fuera una única conversación en diferido, sería un pandemónium. Es necesario, por tanto, hacer una división estructurada para que cada conversación encaje en su propio espacio temático y sea posible mantenerla coherente.

Definir su estructura inicial es una de las primeras tareas que hay que llevar a cabo para crear un foro. Es esencial, en tanto que va a ser la puerta de entrada de los nuevos visitantes, los cuales tomarán la decisión de quedarse o no según lo que vean en los primeros segundos. Para definirla, hay que alcanzar un equilibrio entre separar los temas importantes, de manera que le resulte fácil al visitante localizar lo que le interesa, y limitar el número de temas, de manera que sea rápido y sencillo hacerse una idea de cómo está organizado el foro.

Cada software de foros usa una terminología diferente para definir los niveles de la estructura del foro: foros, subforos, categorías, temas, etc. Salvo excepciones, no se suelen emplear más de dos niveles, e incluso un nivel es suficiente en muchos casos (e.g., un foro con equis categorías). A esta estructura se anclarán los diferentes hilos de conversación que vayan creando los usuarios según sean sus necesidades, los eventos que ocurran o vayan a ocurrir o las ideas y propuestas que quieran compartir o debatir en el foro.

Que la estructura deba mantenerse sencilla no significa que debáis poner límite alguno a los hilos de conversación. Los hilos de conversación son generados por los usuarios y son ellos mismos quienes tienen que determinar si los hilos están o no repetidos, si conviene centrarse en un solo hilo, etc. Si los hilos no llaman la atención, se desplazarán irremediablemente hacia abajo y desaparecerán de la vista de los foreros. El tiempo habrá solucionado un potencial problema.

Buenas prácticas como foreros

Si todo va bien, pronto vuestro foro estará en marcha, con un número suficiente de miembros de vuestro colectivo participando activamente y con otros tantos lectores. Incluso comenzarán a producirse algunas nuevas incorporaciones, de personas ajenas a vuestra red de personas offline. Esto despertará ilusión, pero no significará que ya está todo conseguido. El foro puede morirse en cualquier momento. Basta con perder la motivación, dormirse en los laureles o, simplemente, no seguir algunas recomendaciones muy básicas por desconocerlas.

Usad nombres ficticios o nicks

En foros abiertos, resulta conveniente participar desde el anonimato, utilizando un nick o alias. En un foro lo más importante es lo que se dice, los temas que se ponen en discusión y debate; por tanto, el uso de alias no supone problema alguno para la participación. De hecho, el anonimato facilita la participación de terceros, de personas inicialmente ajenas al foro, en tanto que ofrece el inestimable don de la libertad de opinión: Hablar con desconocidos aporta libertad.

Recibid bien a los nuevos foreros

La recepción de nuevos foreros es fundamental. Pensad que las nuevas personas que se vayan incorporando no formarán parte de vuestra red de personas offline. Es muy importante recibirlas de forma afable, hacerles sentir cómodas y bienvenidas y explicitar que su palabra cuenta. No sólo es dar una bienvenida calurosa, sino esforzarse en contestar a sus primeras intervenciones para que se den cuenta de que se aprecian los nuevos puntos de vista que tienen que aportar.

Lanzad temas que motiven y provoquen

Sólo se participa si hay interés. Los temas tienen que sentirse como propios, tienen que motivar a la lectura y, si es posible, a la participación. Esto es relativamente sencillo: si tenéis clara la temática de vuestro foro, sólo tenéis que tirar de la memoria para recordar conversaciones recientes en las cuales algunos de los que estabais presentes os encendisteis y os involucrasteis de verdad.

Lanzad estos temas como hilos de conversación de la forma más provocativa que os queráis permitir. Recordad que los lanzáis para que la gente responda y responderán más fácilmente si se les provoca.

Y dosificadlos: hasta que vuestro foro tome velocidad por sí solo y sean otros usuarios los que empiecen a lanzar temas por gusto, tendréis que hacer un esfuerzo por mantener actividad.

"Vuestras opiniones son valiosas"

Las personas se animarán a participar una segunda vez (y más) si perciben que sus opiniones son valoradas y que generan respuesta por parte de otros usuarios del foro.

Agradeced siempre, y explícitamente, una contribución trabajada, de ésas que se nota que ha costado mucho tiempo y esfuerzo escribir.

Que los usuarios se sientan en casa

No ocurre en el primer momento, pero tiene que ocurrir: los usuarios del foro tienen que sentirse en casa. Tienen que sentirse parte de algo, parte de una comunidad, parte de un grupo de personas que se reúne a diario para hablar. Cada día van a recordar las conversaciones del día anterior y las van a continuar, si les apetece y si les motiva.

Además, tienen que sentir que en cierta medida es suyo y decimos "en cierta medida" porque la mayoría de ellos no tendrán control sobre el foro. No tendrán control porque serán usuarios, no serán moderadores ni administradores. Esto es esencial, porque su labor en el foro se limitará a escribir o a leer (y quizá a difundir el espacio entre sus redes de personas particulares). Cuanto más sentimiento de pertenencia y propiedad sientan, más se involucrarán en el devenir del foro.

Redactad unas "normas de uso del foro"

Las normas de uso del foro son una magnífica herramienta para marcar los límites de la convivencia civilizada en el foro. Podréis encontrar distintos ejemplos de normas en los foros en castellano para inspiraros, pero lo más importante es definir, en líneas generales y con abundantes dosis de sentido común, qué es lo que vosotros, como comunidad que usa el foro, encontráis aceptable y qué no.

Hay normas que siempre funcionan, derivadas del sentido común y la educación (prohibición de insultos, ataques personales, etc.). Otras depende de qué tipo de ambiente deseáis para el foro: podéis aceptar que se hable de política, o no aceptarlo; podéis dar margen a que los hilos de conversaciones se dispersen por donde quieran ir los foreros en ese momento, o tratar de que los foreros se atengan al tema de cada hilo de conversación, etc.

Lo mejor, sin duda, es partir de un núcleo de normas civilizadas: a nadie hay que explicarle que insultar o ser grosero no es de recibo, pero es conveniente explicitar que quien insulte reiteradamente será expulsado (baneado, en terminología forera). Y, a partir de ahí, ir adaptando las normas según evolucione el foro y, en la medida de lo posible, haciendo partícipes a los foreros de su redacción, para incrementar la sensación de propiedad y vinculación.

Conviene hacer estas reglas claras y explícitas para no confundir al recién llegado.

El delicado papel de los moderadores

En foros de gran tamaño y con mucha actividad, el papel de los moderadores es crítico: consiste en procurar que los debates fluyan sin conflictos y que la estructura del foro se mantenga dentro de un cierto orden. Hay formas y formas de moderar, más o menos visibles. Hay moderadores que realizan una actividad constante, sutil y muy efectiva y otros que hacen mucho ruido y no logran los efectos deseados.

En vuestro caso, con un foro muy pequeño (inicialmente), la labor de moderación pueden asumirla los mismos administradores del foro, las personas que se hayan encargado de las altas y bajas de los usuarios y de resolverles sus dudas. Incluso lo más probable es que estos administradores (no más de dos o tres) sean también los primeros usuarios del foro, los que tiren inicialmente del carro. Mientras la actividad en el foro y el número de usuarios sean pequeños y controlables, lo más probable es que su labor sea casi innecesaria, con la salvedad de tener que recolocar algún que otro hilo de conversación.

Pero cuando vuestro foro crezca, su papel será cada vez más necesario. En este caso, conviene tener muy presentes estas dos recomendaciones:


    1. Que la moderación sea moderada. Chistes aparte, debe ser un recurso a ejercer con mimo. No olvidemos que el moderador es una persona, un adulto como los demás usuarios del foro, que en el seno del foro ejerce de juez y árbitro con ayuda de "poderes especiales": editar mensajes de otros foreros e incluso suspender las cuentas de dichos foreros.
  • Editar los mensajes de otros foreros significa, literalmente, cambiar lo que ha escrito un forero. Es una acción terriblemente drástica. Por eso debe ser un recurso extraordinario, algo completamente justificado y que no hay que llevar a cabo a la ligera. Sólo se debería editar un mensaje si vulnera flagrantemente las normas del foro, especialmente si cae en descalificaciones soeces u otro tipo de ataques a los demás foreros. Y lo que nunca, nunca, nunca debe hacerse es editar el mensaje de un forero con ánimo tergiversador, cambiando lo que ha dicho por el propósito que sea. Es una receta perfecta para romper la relación de confianza entre los usuarios y la moderación y para que el foro muera.
  • Suspender la cuenta de un usuario es una acción igualmente drástica. Pensad en los usuarios como en personas que han hecho del foro su casa o, cuando menos, su local de reunión o su bar. Un dueño de bar sabe que echar a un habitual, a un parroquiano, es una acción extrema que todo el mundo tiene que entender como justificada o, de lo contrario, pensarían que pueden ser los siguientes y actuarían preventivamente.
    2.  Que el moderador tenga un comportamiento lo más neutro posible. No deberá tomar partido en una discusión entre usuarios haciendo uso indebido de su poder de moderación y no podrá permitirse los flujos verbales que se permiten los usuarios de vez en cuando. Los usuarios tenderán más a respetar a los moderadores si previamente éstos se comportan de acuerdo a su papel y son realmente exquisitos en el trato con los demás usuarios.

Una buena moderación será crítica para mantener el espíritu democrático de vuestro foro. A un foro se va a compartir información actual y a debatir, intercambiando puntos de vista diferentes. Hay que evitar comportamientos que marquen diferencias desde el staff del foro hacia ciertos usuarios. Y, en lo posible, hay que evitar la formación de bandos que polaricen las opiniones del foro.

Sacadle partido a la historia... del foro

Si lográis que vuestro foro sobreviva, va a empezar a acumular no sólo conversaciones sino trato entre la gente. Tendrá conversaciones o hilos memorables, y también se guardará recuerdo de lo malo, de los conflictos y de las tendencias. También se irán acumulando diferentes roles y papeles adoptados por los usuarios: con el tiempo cada usuario se dibujará como lo que es o como lo que quiere ser en un foro: sus temas preferidos, su forma de tratarlo, sus puntos débiles, sus filias y fobias.

Esa constituirá la historia de vuestro foro, de la que tenéis que sacar el mejor partido. Por ejemplo, podréis detectar personas especialmente comprometidas con el foro, capaces en un momento dado de sintetizar las aportaciones realizadas en un hilo de conversación. Esta síntesis puede constituir un documento valiosísimo, pues constituye un conocimiento plural resultado de un diálogo.

También podréis detectar hilos que aportan información muy concreta y que, en un momento dado, ya se consideran cerrados porque no hay nuevas intervenciones. En este caso, los moderadores pueden anclarlos, para que estén siempre visibles y fácilmente accesibles para los usuarios. Por cierto, a
nclar un hilo de conversación significa impedir que se desplace hacia abajo conforme se abren nuevos hilos de conversación. Siempre se debe anclar el hilo dedicado a normas del foro, recomendaciones de uso y ayuda técnica, si los hay. Asimismo, si un hilo de conversación está ya cerrado pero contiene información muy útil para los usuarios, es probable que los mismos usuarios propongan a los moderadores que lo anclen.

Mantened a raya a los trolls

Los trolls son esos personajes, cuyo único propósito en un foro es tocar las narices al prójimo y llamar la atención. Son pesados y, a veces, llegan a desmantelar conversaciones interesantes. Todavía no se ha fabricado aún un detector de trolls con una eficacia probada del 100%, ni del 90%. Ni del 50% siquiera. Es una cuestión de juicio humano: lo que en un momento dado nos puede parecer un comportamiento troll, en realidad puede ser una discrepancia muy mal expresada, una pérdida de control momentánea o una obcecación en alguna cuestión absurda. In dubio pro reo: lo mejor es dejarles en paz si no vulneran las normas de forma reiterada y/o flagrante.

Ante la acción de un troll, una buena opción es la indiferencia: el mejor desprecio es no hacer aprecio, porque precisamente estos personajes se crecen cuanta más atención reciben, especialmente si es negativa. Y otra aún mejor es sacarle provecho. Si lográis mantener la situación bajo control, los trolls pueden llegar a ser paradójicamente útiles, porque en ocasiones logran que todo el foro se una más... en contra de ellos. Y participe.

Controlad el spam

Otra molestia recurrente en los foros es la aparición de spam. Como ocurre con el correo electrónico, los foros son aprovechados por personas de mal vivir en Internet que, a fuerza de bombardear con mensajes engañosos, pretenden que algún incauto caiga en sus sucias tretas, entregue datos personales o compre algo que no necesita.

Controlar el spam es casi una cuestión mecánica: los administradores del foro tienen que borrar los mensajes de spam y bloquear futuras entradas de este tipo de usuarios. La duda esencial a este respecto es cómo limitar la actividad de los malhechores: si borrar cada contenido a mano y filtrar también a mano a cada spammer, o dificultar el acceso general para ahorrar trabajo a los administradores.

Un ejemplo del segundo caso es utilizar algún tipo de mecanismo de confirmación para la creación de nuevos usuarios, de manera que cada nueva cuenta tenga que ser autorizada por los administradores. También se puede utilizar algún mecanismo de verificación tipo captcha, que dificulta la automatización del spam y exige al spammer crear a mano un usuario para el foro.

Si bien esto puede ser necesario si se produce una verdadera avalancha de malhechores, en los primeros momentos de un foro estas opciones restrictivas son desaconsejables: cuantas menos trabas se les plantee a los posibles nuevos usuarios, mejor. Por tanto, deberéis asumir inicialmente el borrado manual de los mensajes y cuentas que producen spam. Igual llegáis incluso a encontrarle la gracia.


Licencia


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons

Este documento se ha comunicado públicamente utilizando la licencia de copyright Creative Commons. Al contrario que otras licencias de copyright, las licencias CC establecen un rango de opciones que confluyen en el uso específico que pueden hacer los ciudadanos de una obra. Este rango va desde el mero reconocimiento de autoría a otras condiciones más restrictivas.

Usted es libre de:




copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra

hacer obras derivadas

Bajo las condiciones siguientes:


Reconocimiento — Debe reconocer los créditos de la obra de la manera especificada por el autor o el licenciador (pero no de una manera que sugiera que tiene su apoyo o apoyan el uso que hace de su obra).


Compartir bajo la misma licencia — Si transforma o modifica esta obra para crear una obra derivada, sólo puede distribuir la obra resultante bajo la misma licencia, una de similar o una de compatible.


 En nuestro caso, CC-BY-SA, según la definición de Creative Commons, "permite el uso comercial de la obra y de las posibles obras derivadas, la distribución de las cuales se debe hacer con una licencia igual a la que regula la obra original" ((CC) Creative Commons Internacional). Podéis leer el texto legal al respecto aquí: http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/legalcode (en inglés, sorry).


Autoría: Online and Offline, S.L.



Comments